lunes, 2 de diciembre de 2013

La Gestión del Bulto y la Simulación

El municipio San José de Ocoa ha tenido síndicos muy buenos, buenos y aceptables en toda su historia, pero esta vez, en este período 2010-2016, nos ha tocado el alcalde simulador Aneudy Ortiz, con pocas cosas contundentes que exhibir, muy a pesar de que es la autoridad de toda la provincia que mayor presupuesto maneja y por mucho. Anteriormente a los síndicos del municipio cabecera les correspondía también el territorio de El Pinar, Naranjal, Parra, La Ciénaga, entre otras comunidades, y manejaban menor presupuesto que ahora, pero tienen obras que mostrar para el beneficio de la colectividad. Ahora con el auge de los medios de comunicación local, cualquier "cosita" que haga la Alcaldía de Ocoa, la aprovecha para querer presentarla como una obra grandiosa, entre otras que simular haberlas gestionado.
Siempre hemos tenido una ciudad limpia, pero no solo de basura, sino también de aceras sin esas grandes acumulaciones de yerba, porque los alcaldes entendían su rol en la sociedad y se concentraban en identificar esos problemas de los diversos sectores. Tan cerca como en la acera de la escuela Luisa Ozema Pellerano, del lado de la avenida Canadá, existe una muestra del descuido del ornato de la ciudad, cosa que no necesita de presupuesto para resolverse, sino de enviar brigadas de la gran nómina de empleados que hay en esa institución. Gran parte de los recursos de la Alcaldía han sido para embellecer el Palacio Municipal, pues en los tres años que lleva de gestión, siempre aparece mucho presupuesto para hacerle algo nuevo, mientras sectores tienen aceras deterioradas.
Este alcalde simulador ha destruido aceras en un estado regular, para simplemente volverlas hacer, mientras muchos sectores de la población como esta intersección de la calle Andrés Pimentel esq. 30 de Abril, tienen las aceras y su contenes en muy mal estado, pero la fotografía es solo una muestra de muchas que existen. Son calles y aceras por donde caminamos a diario los ocoeños y que todos los podemos ver, pero la costumbre nos hace ignorar esos problemas que pueden ser solucionados fácilmente con una buena gerencia en la Alcaldía, que vaya más allá del bulto y la falsa.
En ocasiones como éstas en el 2011, la Alcaldía ha reparado hoyos en las calles con cemento y arena, lo que dura menos de dos meses para volver a lo mismo, pero de eso hacen una noticia como que están resolviendo un problema y trabajando. Las pocas obras que se han hecho en esta gestión del bulto, ha sido por el Presupuesto Participativo, pero han recibido 127 millones 563 mil 639 pesos con 76 centavos, desde 2010 hasta el mes de agosto 2013 (3 años), que dividido en 36 meses es un equivalente a 3,543,434.44 millones de pesos mensuales, de los cuales alrededor del 40% debe ser destinado a obras sólo para este municipio, lo que viene siendo RD$1,417,373.77 millón de pesos mensuales, que además es casi lo mismo que recibe la Alcaldía de Sabana Larga y que puede mostrar una gran gestión, porque tiene un verdadero alcalde y no un farsante.
Basta con salir a dar una vuelta lejos de la zona del parque Libertad de Ocoa para ver las aceras deterioradas, con yerba y hasta con aguas negras. Pero si nos vamos a los sectores y barrios, lo que dan es pena y vergüenza, mientras el alcalde simulador de saco y corbata se da créditos de gestinador de obras que hace el Estado Dominicano, aprovechándose de los programas que tienen en todo el país las instituciones como la Oficina de Ordenamiento y Desarrollo Territorial, entre otras. También ha intentado adjudicarse asfaltado de la ciudad e incluso ha ido más lejos, con querer dar mandado del presidente Danilo Medina en relación a la carretera Cibao-Sur, la que el alcalde simulador en vistas públicas abogó para que no fuera hecha por fuera de la ciudad, sino por dentro; algo absurdo y desfasado.
Esta gestión del bulto encontró en el municipio San José de Ocoa muchos problemas solucionados, muchas aceras y contenes hechos, pero también algunos deteriorados, que no ha tenido la capacidad de identificarlos, o quizás lo ha hecho, pero se hace el ciego, porque ha sido más fácil ser oportunista e irse a donde el Estado está construyendo obras en Ocoa y hacer acto de presencia para simular que es obra de su gestión. Esas fotos de aceras son actuales; noviembre 30 del 2013, no de los años 80´s, y es ahí donde tiene que concentrarse la Alcaldía, y jugar su papel.
El trabajo que sabe hacer este alcalde simulador de Ocoa es "venderse" ante los demás como un trabajador, su figura y pegarse de autoridades locales y nacionales de mayor rango, como lo hizo para lograr escurrirse a este puesto a través del transfugismo oportunista del PRSC al PRD y sin ningún mérito para llegar allí, más que una militancia sólida de ese partido en Ocoa. También ha sido bueno en los numerosos viajes fuera del país, por el cual debe solicitar a la Sala Capitular un permiso, pero que desconocemos si lo hace o si los regidores conocen la Ley; ninguno de eso viajes con resultados para Ocoa. Además un cuerpo de seguridad como si le temiera a algo.
El alcalde debe concentrarse en su rol y representar bien la Alcaldía Municipal e inspeccionar las obras, además de darse una vuelta por la ciudad y barrios para ver lo asqueante de las aceras y contenes, así como un sinnúmero de badenes deteriorados, incluso algunos hechos en esta misma gestión de 3 años, y dejar el populismo barato en los actos masivos en la zona del parque brindando romo, que no sabemos si es a nombre de la Alcaldía o de él propio. Los problemas del municipio van más allá de toda esa "chercha" y es algo serio que se debe asumir con responsabilidad.
El alumbrado de las calles es otra problemática que tiene el municipio San José de Ocoa y la Alcaldía ha hecho operativos de colocación de lámparas, pero la gran mayoría donadas por la Liga Municipal y de muy mala calidad, por lo que duran poco tiempo y muchas calles están a oscuras, aumentando la inseguridad ciudadana, lo que se ha reflejado en un sinnúmero de atracos en los últimos días, pues les facilitan el trabajo a los delincuentes. Recorrer muchas calles de Ocoa en las noches se convierte en una aventura, incluso dentro de la ciudad; en los sectores las cosas son peores.
Los vertederos clandestinos como el existente cerca del barrio San Luis, esconden una contaminación y foco de enfermedades de ese sector, mientras que la Alcaldía permite que esa zona se mantenga sucia, puesto que eso sólo se ve si las personas se acercan a la cañada donde son lanzados los desperdicios. El alcalde simulador tiene publicidad en los medios de comunicación locales, pero es más una campaña de su persona, cuando lo ideal debería ser una orientación a los ciudadanos para que cuiden la ciudad y la mantengan limpia para evitar este tipo de desordenes.
En este solo sector de Ocoa cercano a la escuela Luisa Ozema Pellerano, las aceras llenas de yerbas, dañadas y obstruidas en el lado de la avenida Canadá, pero así existen muchas otras aceras que violan una resolución de la Alcaldía, que en un momento hicieron un bulto recogiendo todos los negocios que no permitían el desplazamiento libre de los transeúntes, pero se quedó en una simulación más para la prensa y búsqueda de cámara.
En la misma avenida hay una serie de badenes en muy malas condiciones y que cumplieron su período de vida útil, pero ignorados por la gestión del bulto y la simulación, que cuando decide hacer un baden, lo hace de mala calidad, muy costosos y su duración es efímera. Las importantes y necesarias obras como el local de los bomberos, el matadero y el mercado de la ciudad tienen menos prioridad que el Palacio Municipal que ha sido remodelado en 3 ocasiones con gran inversión, mientras que la carne que se consume en Ocoa no pasa por ningún registro de salubridad ni control, así como un vergonzoso y deteriorado mercado, pero también un Cuerpo de Bomberos que viven en condiciones inhumanas.
La intersección de las calles Imbert y avenida Canadá también acumula basura en sus contenes, yerba y aceras deterioradas a la vista de todos, cosa que no debe ser posible en un pueblo que tenga una Alcaldía responsable, con visión y consciente de su rol. Lo que pasa es que Ocoa tiene un alcalde que está en otras cosas; viajes, figureo y en presentar una imagen que dista mucho de la realidad, además del populismo oportunista que se nutre de la ignorancia de unos cuantos que se dejan persuadir como lo saben hacer los simuladores con voz de inocentes.
No hay mal que dure 100 años, y a pesar de la juventud del alcalde de Ocoa, tiene que saber que su carrera política puede ser larga y en su alrededor siempre va encontrar los que les dicen que lo está haciendo bien e incluso se engaña él mismo cuando se lo cree y pretende que muchos le crean a través de repetir muchas veces la misma mentira, simulación y mediocridad. Lo cierto es que muchos saben todo esto y se hacen los desentendidos, así como el miedo a represalias, pero siempre vamos a publicar los males de la ciudad para que sean corregidos, además de desenmascarar este tipo de simuladores, muy por encima de los adulones, adoradores e idólatras.