miércoles, 14 de agosto de 2013

Ocoa y Sus Autoridades Electas 3 Años Después

El 16 de agosto del 2010 (hace tres años), los ocoeños vimos juramentarse nuevas autoridades municipales, distritales y legislativas con el compromiso de servir en beneficio de su pueblo buscando el bien común, sobretodo de los menos pudientes. Como servidores manejan un presupuesto mensual que debe ser destinado a resolver problemas sociales, especialmente de la colectividad, y al ser manejados a su discreción, muchas veces vemos en la rendición de cuentas cada año, una mala o buena administración de esos recursos económicos producto del aporte al fisco de los ciudadanos. Aunque fueron electos por 6 años, lo normal son 4 años, por lo que hoy en día sólo le restaría un año para terminar su período, y algunos pasarían con más penas que glorias. Aquí hacemos un desglose estimado de lo que han manejado los tres años nuestras autoridades electas en el 2010.
La autoridad de Ocoa electa que más dinero ha manejado es el alcalde del municipio San José de Ocoa, Aneudy Ortíz junto a los regidores, con un monto de alrededor de 42 millones de pesos anuales, lo que representa en los tres años un total estimado de 126 millones de pesos, de los cuales el 40% va a inversión en el municipio cabecera, que serían unos 50 millones de pesos, en personal unos 36 millones de pesos, y alrededor de 39 millones de pesos en servicios. De las mayores obras de esta alcaldía en tres años se resalta el remozamiento del Palacio Municipal, una canaleta en el barrio San Luis y la terminación de un puente en el sector Sabana Grande, así como también el pago de deudas de pasadas gestiones.
La segunda autoridad electa, similar que en Rancho Arriba, en manejar mayor cantidad de dinero es el alcalde del municipio Sabana Larga, Pedro Castillo (Pedritín) junto a los regidores, con un monto de alrededor de 19 millones 200 mil pesos anuales, lo que representa en los tres años un total estimado de 58 millones de pesos, de los cuales el 40% de inversión en el municipio ha sido de alrededor 23 millones 200 mil pesos. Esta alcaldía puede exhibir obras como el remozamiento del Palacio Municipal, construcción de una gran cantidad de aceras y contenes, adquisición de camión de basura, bomberos y carro fúnebre, así como la construcción de una funeraria, que ha sido gestionada con fondos de la Barrick Gold, pero su obra cumbre ha sido la compra de una residencia para estudiantes universitario en Santo Domingo.
Al igual que Sabana Larga, la segunda autoridad electa que maneja mayor cantidad de dinero es el alcalde del municipio Rancho Arriba, Eduardo Mejía junto a los regidores, con un monto de alrededor de 19 millones 600 mil pesos anuales, lo que representa en los tres años un total estimado de 59 millones de pesos, de los cuales el 40% de inversión en el municipio ha sido de alrededor 23 millones 600 mil pesos. Rancho Arriba es también un municipio deprimido y con muchas necesidades, sobretodo en comunidades lejanas que han esperado por mejoras. Eduardo Mejía como alcalde también ha invertido en el Palacio Municipal, que también ha tenido una gran inversión de Barrick Gold, así como en varios puentes que eran problemas históricos para la comunidad.
Los distritos municipales son los que tienen mayor problemas, pero reciben una cantidad de dinero que les da para poca cosa y el presupuesto se acaba mucho antes de terminar el año debido a que muchas veces tienen que coger préstamos grandes para realizar obras. El director de la Junta Distrital El Naranjal-Parra, Raberto Abreu (Felo) y los regidores, reciben alrededor de 640 mil pesos mensuales, lo que representa anualmente un monto de 7 millones 680 mil pesos, por lo que a tres años ha recibido alrededor de 23 millones de pesos, de los cuales para inversión en tres años ha manejado unos 9 millones 200 mil pesos.
La Junta Distrital Municipal Nizao-Las Auyamas encabezado por su director electo Ramón Custodio (Chamón) y los regidores, quienes se han mantenido con diferencias en los tres años, también reciben alrededor de 640 mil pesos mensuales, de los cuales 256 mil pesos deben ir a inversión mensual. Esto representa poco menos del costo de dos badenes, para poner un ejemplo. Ciertamente los distritos municipales llevan una carga pesada, pues lo recibido es poco y las necesidades son muchas, pero claro, también hay que ser un buen gerente y ajustarse a lo que se tiene para llegar a lo que la colectividad exige.
La Junta Distrital Municipal La Ciénaga es dirigida por su director Manuel Antonio Báez (Virico) y los regidores, donde reciben alrededor de 700 mil pesos mensuales, equivalente alrededor de 8 millones 400 mil pesos anuales y el total de unos 25 millones 200 mil pesos en los tres años que han dirigido esa entidad, de los cuales para inversión debió llegar a ese distrito en obras unos 10 millones de pesos. A pesar de que es poco dinero para una comunidad, existe lo que es la gestión con el Gobierno Central y un buen gerente debe acercarse para demandar atención a su comunidad, pero además realizar obras puntuales y para todos con eso que recibe.
La Junta Distrital El Pinar está dirigida por Juan Bautista Mordán y los regidores electos en 2010, quienes también reciben alrededor de 640 mil pesos mensuales, 7 millones 680 mil pesos anuales y alrededor de 23 millones de pesos en los tres años que lleva de gestión. Gran parte de esos recursos de van en personal en todas las juntas municipales y los municipios, osea, que estamos hablando de casi la mitad del presupuesto. Viendo esos monto y la cantidad de necesidades, se puede decir que es difícil exigirles a las juntas distritales municipales, pero si hay que exigirles que sean más gestores y que la inversión, al ser tan reducida, que vaya a obras puntuales y que beneficien a la colectividad.
Los legisladores tienen la función de legislar, fiscalizar y representar, pero también reciben un fondo de un peso por cada habitante, en el caso de los senadores, para invertir en obras sociales, por lo que el senador de la provincia San José de Ocoa, Carlos Castillo, recibe unos 610 mil pesos mensuales con los que mantiene becados unos 160 estudiantes universitarios y nivel técnico, unos 110 pacientes que reciben ayuda de salud mensual fija, unas 360 comidas cocinadas diarias para igual número de personas (llega alrededor de 630 familias mensuales fijo) y apadrinamiento de unas 18 instituciones fijas en Ocoa y otras a discreción por áreas. El senador recibe un salario de 125 mil pesos mensuales, que también lo destina a obras sociales en Ocoa, pero además en el año 2011-2012 destinó más de 3 millones 700 mil pesos de tu patrimonio para ayuda. Por gastos de representación recibe 50 mil pesos, 25 mil pesos por viáticos, 3,500 pesos de dieta por sesión, 25 mil pesos para hospedaje en Santo Domingo, además de 190 mil pesos mensuales para el mantenimiento de oficina senatorial en su provincia, según informe del Senado. En total el senador ha manejado alrededor de 27 millones de pesos en tres años para la provincia.
Los diputados también tienen su función legislativa para lo que fueron electos. En Ocoa existen dos legisladores de la cámara baja, y uno de ellos es el diputado Francis Mancebo, quien al igual que los demás diputados recibe mensualmente 50 mil pesos para asistencia social, un salario de 175 mil pesos, 35 mil pesos para gastos de representación, 50 mil en viáticos por asistencia a sesiones y comisiones, 45 mil pesos en dieta, 3,500 pesos en pago de celular y 22 mil pesos para combustible, según informa la Cámara de Diputados. El diputado Francis Mancebo ha resaltado la labor de reforestación a través de su Fundación Juventud y Naturaleza, mientras que lleva una alianza estratégica con otra institución con la que han ayudado a construir su casa a varias familias.
La única mujer electa como autoridad en el 2010 en la provincia San José de Ocoa fue la diputada Esther Minyetti, quien tiene el mismo rol y recibe los mismos beneficios que el diputado Francis Mancebo, aunque Esther Minyetti en su rendición de cuentas del 2011-2012 presentó una inversión total en asistencia social de 5 millones 759 mil pesos solo en ese año. Hay que decir que esos legisladores reciben útiles escolares, juguetes, cajas navideñas y bonos en sus respectivas épocas, lo que representa parte de la ayuda que llega a los ciudadanos más humildes. Sumando lo manejado por todas las autoridades electas en el 2010 en la provincia San José de Ocoa, nos muestra una cifra de alrededor de 374 millones de pesos en los tres años que llevan de gestión, por lo que cada quien saque sus conclusiones sobre si el destino de inversión ha estado bien orientado.