miércoles, 8 de julio de 2015

GENTE DE OCOA inside!!! 9

Licdo. Juan Ramón Báez Pimentel -Món- (1929-2014), es nuestro noveno entrevistado en “Gente de Ocoa inside”, sección donde conocemos mejor a nuestra gente de una manera diferente y directa. Esta entrevista la realizamos el 20 de mayo del 2013, 1 año y 5 meses antes de fallecer por quebrantos de salud el distinguido ocoeño Món Báez, como era conocido mayormente. Sus méritos a todo lo largo de su vida son innumerables y al entrar a su casa se puede percibir todos sus reconocimientos, pero también hay muchos que no se conocen y que pudieron ser de mucho valor, que él mismo reconoce. A nueve meses de su muerte, hoy decidimos publicar esta entrevista como un aporte a lo que fue una parte de su vida para que pueda quedar en la eternidad y sirva como ejemplo a futuras generaciones que no conocieron este gran educador, pero mejor ser humano.
A qué ha dedicado su vida?
En general a la educación. Me siento muy comprometido en lo que ha sido la educación, y todas mis vivencias emotivas y profundas en cuanto al comportamiento humano lo he cosechado hasta donde mi alcance ha ido en la educación.
Qué ha sido lo más gratificante en su vida?
Educar. No creo que haya un tema más interesante, trascendente que yo pueda expresar que la educación; se pueden conjugar todo lo que ha sido la vida de un ser humano.
Usted tuvo algún sueño que no puedo realizar?
Yo he visto que hay muchas obras que he dejado de hacer, eso en un ser humano es algo normal y dentro de esas manifestaciones, expresiones que ha sido mi vida, creo que difícilmente saque a uno del contexto de educación. Yo he tenido la suerte de haber sido un educador difícil de encontrar, no por la calidad sino por la presencia permanente activa, emotiva y material de este gran tema que es la educación. Quizás hay cosas que no he podido llevar a la práctica, pero todavía me siento con los bríos, la claridad mental suficiente para señalar algunos de los aspectos de la vida educativa mía que no he podido llevar a cabo, por ejemplo: yo dejé por mi padre la profesión de Derecho y en un 50% no lo pude realizar; me quedé con unos semestres. También quise terminar una profesión que me ayude a proyectarme más con la gente, incluso me dediqué a estudiar inglés con los "muchachitos" que en esa época estaban y me quedé en 12 trimestres de teoría de inglés, entonces la parte práctica la abandoné. El fin, el sueño que no pude realizar fue convertirme en abogado.
Dentro de tantas cosas que usted ha hecho, qué no volvería hacer?
Se me hace un poco difícil porque yo he tenido la suerte de encontrar respuesta a lo que he buscado, por eso te decía que la educación, comencé muchacho de 17 años y no la he abandonado más nunca, porque cuando no ha sido en primaria ha sido en secundaria, universitaria, por lo que volvería hacer todo lo que he hecho.
Cuál ha sido su pasión?
Definitivamente la educación.
Usted cree en Dios?
Absolutamente.
Cómo se acerca a Dios?
A través de la iglesia, a través de amigos y amigas; nunca me han faltado amigos que han abierto surcos en mi vida, que me han ayudado a mantener el ideal de trascendencia del ser humano.
Hay algo que usted pueda decir que no soporta?
Bueno, yo rechazo mucho la prepotencia. Yo admiro a la gente humilde y sencilla, porque son las que han pasado a la humanidad un camino de esperanza y de fe. Yo creo que la humildad es uno de los grandes valores que tiene el ser humano, entonces hay en la misma vida lecciones que no debemos ser prepotentes, altaneros ni humillar porque se tenga poder, dinero o lo que sea, porque se debe encaminar los pasos en la vida en la senda del amor.
Qué opinión le merece la juventud de Ocoa?
Para mi es maravillosa y siempre he defendido a los jóvenes de Ocoa que han sido atacados, a veces muy injustamente, y yo tiendo quizás hasta exagerar el apoyo a los jóvenes, porque si usted se pone analizar cada caso, hay motivos suficiente para rechazar criterios que no son adecuados, que no estimulan sino que al contrario, arrepienten a la gente.
Si no hubiese nacido en Ocoa, que otro lugar de República Dominicana le hubiera gustado nacer?
Jarabacoa.
Cómo usted define a San José de Ocoa?
Un gran pueblo que ha alcanzado metas que quizás no esperaba, pero que con el tiempo se han ido cuajando. Por ejemplo, uno de los grandes logros que tuvimos nosotros aquí un grupo considerable de hombres y mujeres fue la universidad, pero antes de la universidad, tenemos que hablar  de Ocoa provincia. También dentro de los logros, cuando hemos querido incidir fuertemente en la educación secundaria, hemos creado liceo como el de impartir clase en la noche, que precisamente tu padre, Ángel Emilio Casado fue de los grandes pilares que tuvo la educación aquí en todos sus órdenes.
En ese mismo sentido, usted cree que se ha desarrollado Ocoa como se esperaba, luego de 12 años como provincia?
Se ha logrado bastante. Yo creo que esos pasos que se han estado dando en el área de la construcción y la educación han sido efectivos, gracias a que es un pueblo que se levanta y que se pone de pie cuando hay que luchar en San José de Ocoa.
Qué usted puede decir que es lo que más le gusta de San José de Ocoa?
Principalmente sus campos; la gente sencilla y buena de nuestros campos. Cuanta satisfacción recibe uno cuando es capaz de llegar al corazón de la gente que en un momento son niños, en un momento son jóvenes y otros momentos adultos, es decir que ha incidido en todo. 
Qué anécdota puede recordar en sus años de educador?
Yo digo que no se menciona mucho en la semblanza que tengo escrita de mí, sobre la vida con la gente analfabeta, que recuerdo en uno de esos casos un señor llamado Joaquín Clemente, le decían “La Firmeza”, que en los años 50’s se desarrolló aquí un programa de alfabetización de adultos, y era muy fuerte la presión que hacía el gobierno, y Joaquín me pidió que ocultara su realidad de que él no daba para ser alumno ni aprender a leer y a escribir, entonces yo le pregunté que, por qué? Me respondió que me iba a decir prácticamente; “si usted coge un hacha, me abre la cabeza y me mete las palabras ahí, yo no las voy asimilar”, entonces eso me conmovió y me dediqué a darle un curso a él solo en su casa dos o tres meses, y posteriormente él decía que si hay una persona que aprecia mucho por lo que hicieron por él, fui yo. Eso me llenó de satisfacción porque él era una persona muy pobre, pero seria y con vergüenza, y eso me comprometía a mí. Yo creo que quiero mucho en Ocoa a los jóvenes, a los niños, a su gente; aquí hay muchos valores que no se conocen.
A qué ocoeño admira?
Admiro a mi tío Andrés Báez, que no se conoce aquí. Fue un hombre anti trujillista que lo respetaba todo el mundo, hasta los trujillistas. Vivió mucho en Monte Plata, esa zona donde en un momento lo llegaron a nombrar Juez de Paz sin se abogado, por la seriedad con la que se desenvolvía. Para mí, Món Báez, es el hombre más grande que ha dado San José de Ocoa, pero no se conoce nada de él aquí.
Cuál es su deseo para Ocoa en los próximos años?
Que se completen las vías de comunicación, porque eso es algo que es un gran sueño y me parece que están bien encaminados los pasos ahora del gobierno para llenar ese vacío que hay. Yo pienso que eso es principal, donde no hay eso no hay desarrollo.
La entrevista tenía unas 40 preguntas, pero lamentablemente se dañó uno de los videos de la misma. Fue la mayor parte de la entrevista y la más interesante, donde habló de su vida familiar y el amor profundo que sentía por la misma, así como sus vivencias con el padre Luis Quinn y lo que representó para la provincia San José de Ocoa. Lo importante es que pudimos salvar una buena parte de la entrevista y aquí la presentamos de manera póstuma para valorar y celebrar la vida del Licdo. Juan Ramón Báez Pimentel, un eterno educador que Ocoa supo apreciar y reconocer su titánica labor por los más humildes.