viernes, 31 de julio de 2015

Fundación Eudoro Pujols Realiza Jornada Humana

La lejanía de la comunidad y peor el trayecto para llegar a ella, no fueron obstáculos para que la Fundación Eudoro Pujols realizara una jornada con sentido humano que benefició a más de 100 familias de La Sabana de San Juan y La Sabana de Miguel Martín, comunidades pertenecientes a la provincia Azua territorialmente, pero que los ocoeños la han hecho suya de corazón y así como poniendo a producir la tierra con la actividad agrícola. Comunidades sumamente pobres y muchas carencias que hacen difícil la supervivencia saludable.
La Fundación Eudoro Pujols, quienes en febrero de este año 2015 cumplieron 10 años de su creación, tiene su sede en el Distrito Municipal El Pinar, comunidad a la que han ayudado a todo lo largo de esos años con el lema "Para Seguir Sirviendo". Esta es la segunda ocasión en que llegan a estas lejanas comunidades con una jornada, principalmente médica, pero que incluye raciones alimenticias y otros beneficios. Para esta actividad un equipo voluntario hace el preparativo para llevar la mayor cantidad de ayuda posible y que sea beneficiada cada familia del lugar.
Un gran equipo de voluntarios de la familia pinarera residentes en distintos puntos del país se dieron cita a esta jornada para brindar su apoyo, que no solo es humano, sino que también hacen aportes recolectando ropa, juguetes, alimentos y usando a sus profesionales en la medicina para el operativo médico a esas personas que no tienen la facilidad de visitar a los médicos y mucho menos para conseguir los medicamentos.
En un pequeño acto al inicio de la jornada, César Pujols, presidente de la Fundación Eudoro Pujols, dio la bienvenida a todos los voluntarios y la familia pinarera, al mismo tiempo de agradecer su presencia y la colaboración brindada por diferentes personalidades e instituciones para hacer posible esta jornada con sentido humano, que envuelve muchas horas de planificación y sacrificios para lograr el éxito de la misma, llegando al mayor número de familias posible.
En una veintena de vehículos con cientos de voluntarios se hizo este largo y tortuoso recorrido desde las 5 de la madrugada para llegar a la Sabana de San Juan y Sabana de Miguel Martin, donde también, como parte de la jornada, se le dio mejores condiciones a la carretera con un gredal en puntos neurálgicos, días antes y durante este viaje de la Fundación Eudoro Pujols, para seguir sirviendo.
En el operativo médico se consultaron 124 personas; 57 del género femenino y 67 del masculino, con la entrega de medicamentos a cada uno de ellos. En odontología se atendieron 44 pacientes con 79 extracciones de piezas dentales. Todos los médicos que participaron de este operativo son de San José de Ocoa; 4 odontólogos, 4 de medicina general, 2 pediatras y una dermatóloga.
El empresario agrícola Ambiorix Rossis indicó en el acto de apertura de la jornada que, esta es una actividad desligada totalmente de toda pretensión política y que más bien es algo que vienen haciendo de manera desinteresada por la comunidad a través de la Fundación Eudoro Pujols y con la ayuda de todos. Ambiorix ha sido un gran soporte de manera económica en estas actividades, así como de manera humana.
Unos 25 niños y 41 niñas de la Sabana de San Juan y Sabana de Miguel Martín estuvieron felices cuando recibieron juguetes de parte de la Fundación Eudoro Pujols, quienes consiguen éstos regalos de parte de personas que se identifican con esta causa, así como con los miembros de la propia fundación que lleva a cabo una serie de actividades diversas en todo el año para servir a su gente en El Pinar.
Las personas acudieron masivamente a esta jornada convocada por la Fundación Eudoro Pujols, por lo que cada familia del lugar recibió atenciones y fue beneficiada con lo llevado por esta institución sin fines de lucro que tiene como norte servir a los demás. Una gran pobreza en las comunidades, familias numerosas y que viven en condiciones desfavorables para tener una buena salud. Por eso la importancia de llegar hasta aquí con una mano solidaria.
La Fundación Eudoro Pujols entregó medicamentos a todos los pacientes y personas que pudieran necesitarlos en lo adelante, pero que se les hace muy difícil adquirirlos por el costo y por la lejanía del pueblo. La farmacia de este operativo estuvo a cargo de la Dra. Jacqueline Castillo, directora del Hospital San José en Ocoa, pero además es la encargada de asuntos sociales de la Fundación Eudoro Pujols.
Los medicamentos para este operativo médico fueron donados por la Fundación Ocoa de Pie, Inc., a quien la Fundación Eudoro Pujols agradeció les permitieran llevar a éstas comunidades y suplir a los pacientes de los mismos. Se hace necesario que esas comunidades tan pobres, puedan recibir ayuda periódicamente, puesto que por su lejanía no son tomados muy en cuenta, ni mucho menos tienen con quien quejarse, más que encomendarse a Dios.
También hubo recorte de pelo a unas 45 personas de diferentes edades en esta comunidad. Se hace necesario que esas comunidades reciban orientación en cuanto al tema de la familia y cómo prevenir los embarazos o que puedan saber cada que tiempo pueden tener nuevos hijos, además si las circunstancias se lo permiten para sobrellevar esa carga, ésto debido a que, a pesar de ser tan pobres la familias son de muchos miembros, por lo que debe haber un control.
Otras de las ayudas que llevó la Fundación Eudoro Pujols fue mucha ropa para toda la familia, donde las propias personas pudieron escoger las piezas de su agrado y que les sirvieran. Esta es una zona de bajas temperaturas, por lo que mayormente se usa son los abrigos para protegerse del frío, pero también se encontraron con zapatos y botas. Fue de alegría para muchos recibir la "paca" de ropa en la Sabana de San Juan y Sabana de Miguel Martín.
Otro de los grandes beneficios para las familias de la zona y que llenó de felicidad a las personas, fue la entrega de cajas con raciones alimenticias a las 112 familias del lugar, cada una de las cajas valoradas en unos 1,500 pesos, y cada una en productos como: 20 libras de arroz, 3 fundas de harina de maíz 5 libras de azúcar, 5 libras de habichuelas, medio galón de aceite, harina del Negrito, 2 pica pica, una funda de coditos, entre otras cosas más de la canasta familiar.
También fueron beneficiadas con raciones alimenticias unas 50 familias de la comunidad El Cercado, próximo a la zona de la jornada. Todo esto se realizó en completo orden, donde las familias contentas también recibieron junto a sus raciones, 2 garrafones para almacenar agua, para un total de 250 garrafones entregados a las 125 familias. Los lugareños no podían esconder su alegría, como tampoco la necesidad y falta de apoyo de los gobiernos, pues tienen que esperar instituciones como éstas para conseguir ver mucha comida junta.
Esta actividad tiene su enfoque central como operativo médico, pero es más que eso, es una jornada de sentido humanitario y solidario con familias que pasan mucha pobreza y viven el día a día. La Fundación Eudoro Pujols actuó con sentido de comunidad, y ofreció ayuda desinteresada a estas familias, además de su apoyo para apalear un poco la situación que viven. Es tarea de los gobiernos llegar al lugar y ofrecer su apoyo, pero no lo hacen, y esta fundación ha llegado hasta allí sin protagonismo, solamente unidos de manera solidaria para ayudar a sus semejantes.
Hay que agradecer de manera sincera a los médicos ocoeños que se desprenden de su tiempo libre y muchas veces de su labor habitual, para acudir al llamado de esas instituciones que brindan apoyo a las comunidades sin importar lo lejano y lo tortuoso del camino. Un esfuerzo que debemos valorar y emular, pero que de seguro tiene su recompensa divina.
Felicitar a la Fundación Eudoro Pujols y todos su miembros por el trabajo realizado, no ahora, sino a lo largo de sus 10 años para la comunidad del Pinar, que han sabido identificar las necesidades de las comunidades y han ido en su auxilio de manera solidaria. Más que a un operativo médico o jornada solidaria, asistimos a un evento de bendición a más de 100 familias pobres que lograron esta vez sonreír y brindaron miradas de agradecimiento, porque no tienen más que dar a los que llegaron a darle su mano solidaria.