martes, 10 de marzo de 2015

Un Parque y Templo Católico para El Pinar

El Pinar es uno de los distritos municipales de San José de Ocoa que no tiene un parque para que, quienes habitan en esta comunidad y los visitantes cuenten con un espacio para una sana recreación y juntarse a compartir entre familiares y amigos. Hace 11 años El Pinar pasó a ser de una Sección Rural a un Distrito Municipal, teniendo desde entonces directores de Junta electos que, quizás han contemplado hacer este tipo de obra, pero sólo se han quedado en pensamientos y en buenas intensiones. Ahora la comunidad está exigiendo el parque que se merecen, por lo que las autoridades deben poner atención a ello y buscar la manera de que se haga realidad ésta obra, muy a pesar de que la Junta Distrital Municipal maneja poco menos de 700 mil pesos mensuales, de los cuales sólo el 40% va destinado a obras, pero debe tener la capacidad de gestión y buscar ayuda, que muchas veces se hace difícil, pero lo han logrado, como sucedió con el caso del Destacamento Policial de la comunidad. Lamentablemente existen conflictos en la Junta Distrital entre los regidores y el director (alcalde), pues éste último somete un millón y medio para el presupuesto, pero no le dice a los regidores los detalles de para qué serían destinados los recursos.
En la comunidad Luisa Prieta de Monte Plata se construyó un parque por 1 millón 300 mil pesos, pero también se construyó el parque Plaza de la Bandera en Monte Plata a un costo de poco más de 2 millones de pesos, de la misma manera un parque de Loma de Cabrera se hizo a un costo de 2 millones 778 mil pesos, lo que nos deja saber que un parque se puede lograr, como mucho, con unos 2.8 millones de pesos. Sabiendo nosotros que esa Junta Distrital Municipal del Pinar, hace alrededor de 2 años hizo una invención en un vehículo que cuesta más de 2 millones de pesos y que todavía se está pagando, bien pudieron hacer lo mismo para la construcción de un parque para la comunidad y poner en una balanza las prioridades, siempre contando con la opinión de los comunitarios y saber qué prefieren en una sesión abierta o por consultas. Lo cierto es que al ver esos datos, concluimos es que es factible la obra si se tiene la voluntad de todos y la firme decisión de hacer las cosas juntos.
La Alcaldía de San José de Ocoa usa un espacio del Pinar como basurero para tirar los desperdicios del casco urbano, por lo que debe retribuir a esta comunidad y bien pudiera ayudarlos con la construcción del parque, que ni así se paga el daño que se le ha hecho a la zona con este vertedero a través del tiempo. La idea es que entre todos podamos ayudar a la comunidad, pero para ello deben ponerse de acuerdo primeramente la sala capitular del Pinar, donde el director de la Junta Distrital someta el presupuesto indicando las obras a construir y el destino de esos recursos para lograr el consenso, de lo contrario seguiremos teniendo una comunidad sin parque. Hay que empezar y poco a poco conseguir cosas para el parque, pues no es tan costoso para el uso que le dará la comunidad en las generaciones presentes y siguientes.
De lo que hemos hablado en varias ocasiones es de la construcción del Templo Católico del Pinar, que fue levantado a nivel de techo en el año 1995, hace 20 años, y no ha sido posible terminarlo en ese período. Dos décadas con 4 paredes y sin techo, es algo que da vergüenza cuando se han manejado recursos suficientes para su terminación. Uno se pregunta, qué podrá costar eso?. Entre todos no podemos lograrlo como se hizo con el destacamento?. Los pueblos tienen que exigir sus obras y una respuesta de las autoridades electas para desarrollar un trabajo para la comunidad, por eso deben hacer cabildos abiertos y escuchar lo que se quiere para la colectividad, y El Pinar está exigiendo que se les haga un parque y se termine de una vez por todas su templo, que sin dudas redundará en beneficioso para todos.